Ayudas del Gobierno Vasco

Las obras que principalmente se protegen son las siguientes: refuerzos de estructura, arreglos de fachadas, refuerzos de balcones, aleros y cornisas, refuerzos de escalera, retejos, reparaciones, arreglos e instalación de ascensores, interiores de vivienda, etc… No están protegidas las obras que afecten elementos decorativos u ornamentales o la instalación o reforma de muebles, armarios, espejos, halógenos, electrodomésticos o similares.

Las obras deberán iniciarse con posterioridad a la notificación de la resolución en la que se les reconoce la ayuda. Excepcionalmente podrán iniciarse las obras con antelación a la notificación, siempre que se autorice por los Servicios Técnicos de la Delegación Territorial.

SÓLO podrán acceder al préstamo y a la subvención aquellos solicitantes de las viviendas del edificio destinadas a domicilio habitual y permanente.

El edificio a rehabilitar debe tener una antigüedad mínima de 10 años, excepto para el caso de instalación de gas natural y adaptación de las viviendas para uso de personas discapacitadas.

Para poder acceder a las ayudas de comunidad se deberán ejecutar las obras recogidas en el dictamen de la Inspección Técnica del Edificio (ITE) y que se hayan de realizar en el plazo igual o inferior a un año (Grados 1, 2 y 3).

Para poder declararse la obra como de rehabilitación protegida el gasto correspondiente a la vivienda sin IVA habrá de ser superior a 1.000,00 euros por vivienda o local, excepto para las obras de adecuación de las viviendas y sus accesos a la normativa vigente sobre discapacitados, en las que no se establece límite.

¿Qué ayudas puedo obtener?

Las obras deberán iniciarse con posterioridad a la notificación de la resolución en la que se les reconoce la ayuda.

Excepcionalmente podrán iniciarse las obras por los titulares con antelación a la notificación de la resolución administrativa, siempre que por razones de urgencia, debidamente justificadas y motivadas, se autorice por los Servicios Técnicos de la Delegación Territorial, bien a instancia de la persona interesada, bien a solicitud de las Sociedades Urbanísticas de Rehabilitación.

Una vez emitida la resolución administrativa de reconocimiento de la actuación como protegida, de rehabilitación en elementos comunes, sólo podrán incorporarse otros propietarios del inmueble no incluidos en la resolución emitida, en el plazo máximo de un mes, a partir del día siguiente al de la notificación de la resolución inicial de concesión de ayudas. Dicha incorporación lo será a los efectos exclusivos de que se les reconozca su condición de titulares de la actuación protegida, pero no tendrán derecho a acogerse a las medidas financieras.

La rehabilitación podrá ser realizada por las personas físicas o jurídicas, privadas o públicas, que ostenten la condición de propietario, arrendatario, usufructuario o cualquier otro título de disfrute sobre los bienes inmuebles a rehabilitar, constituyéndose, a los efectos de tramitación y acceso a la financiación cualificada establecida en esta norma, en titulares de la rehabilitación.

Cuando se trate de intervenciones en elementos comunes, la tramitación de las ayudas deberá efectuarse por quien represente a la Comunidad de Propietarios en los términos establecidos por la Ley sobre propiedad horizontal

Para tener derecho al préstamo los solicitantes deberán tener ingresos familiares ponderados no superiores a 33.000,00 euros.

Para tener derecho a la subvención los solicitantes deberán tener ingresos familiares ponderados no superiores a 21.000,00 euros.

Las viviendas objeto de ayudas directas no podrán transmitirse inter vivos en el plazo de cinco años desde la certificación final de obra. El beneficiario deberá presentar en el Registro de la Propiedad la resolución en la que se le reconocen estas ayudas para que se proceda a la inscripción de esta limitación. Están excluidas de esta obligación las rehabilitaciones que afectan a elementos comunes del inmueble.

SÓLO podrán acceder al préstamo y a la subvención aquellos solicitantes de las viviendas del edificio destinadas a domicilio habitual y permanente.

El edificio a rehabilitar debe tener una antigüedad mínima de diez años, excepto para el caso de instalación de gas natural y adaptación de las viviendas para uso de personas discapacitadas.

No se concederán ayudas financieras para obras que no incluyan las que sea necesario realizar en el plazo igual o inferior a un año, en virtud del dictamen que resulte del informe preceptivo redactado por técnico competente que resulte de la Inspección Técnica del Edificio.

Los edificios cuyos titulares pretendan acogerse a ayudas de la Administración Pública de la Comunidad Autónoma del País Vasco con el objetivo de acometer obras de conservación, accesibilidad universal o eficiencia energética, deberán realizar la ITE con anterioridad a la formalización de la petición de la correspondiente ayuda, independientemente de la antigüedad del edificio. La ITE debe presentarse en papel y archivo XML y formato PDF en soporte CD y deberá tener el sello de Registro de Entrada en el Ayuntamiento donde se ubique el inmueble.

En los casos de edificios de vivienda unifamiliar, tanto que se trate de edificaciones aisladas que tengan, o no tengan, fachada a vía o espacio de uso público o de edificaciones adosadas deberán presentar un informe de la Inspección Técnica de la Edificación, redactado por Técnico competente. La ITE debe presentarse en papel y archivo XML y formato PDF en soporte CD, y deberá tener el sello de Registro de entrada en el Ayuntamiento correspondiente.

Para poder declararse la obra como de rehabilitación protegida el gasto correspondiente a la vivienda sin IVA habrá de ser superior a 1.000,00 euros por vivienda o local, excepto para las obras de adecuación de las viviendas y sus accesos a la normativa vigente sobre discapacitados, en las que no se establece límite.

No podrán concurrir a la presente convocatoria de ayudas las personas físicas o jurídicas sancionadas penal o administrativamente con la pérdida de la posibilidad de obtención de subvenciones o ayudas públicas, ni las incursas en prohibición legal que les inhabilite para ello, con inclusión de las que se hayan producido por discriminación de sexo de conformidad con lo dispuesto en la Disposición Final sexta de la Ley 4/2005, de 18 de febrero, para la Igualdad de Mujeres y Hombres.

Las obras que principalmente se protegen son las siguientes: refuerzos de estructura, arreglos de fachadas, refuerzos de balcones, aleros y cornisas, refuerzos de escalera, retejos, reparaciones, arreglos e instalación de ascensores, interiores de vivienda, etc.

Asimismo, tendrán consideración de actuación protegible, las actuaciones de rehabilitación de vivienda que supongan una intervención en la envolvente térmica de la edificación para alcanzar o superar los valores límite exigidos en el apartado 3 del Documento Básico de Ahorro de Energía (DB-HE1) del Código Técnico de Edificación.

Se considerará también actuación protegible la habilitación de locales como vivienda, siempre y cuando lo contemple la normativa municipal correspondiente, y la habilitación dé lugar a una sola vivienda por local.

Las obras se considerarán de adecuación de las condiciones de habitabilidad de las viviendas. En este caso, la vivienda resultante se deberá calificar como vivienda de protección pública y su precio máximo de venta no podrá superar el 1,7 del precio de venta de las viviendas de protección oficial de régimen general.